A principios de año me sorprendía la existencia de microplásticos en el aire, vean “¡Microplásticos en el cielo!“, y hoy veo que las abejas nos pueden ayudar a detectar su presencia y la de otros elementos (pesticidas y otros contaminantes y materiales) que se encuentran en su radio de acción vital.

Vean este interesante artículo:

En un estudio pionero, los autores han detectado la presencia de microplásticos y otros materiales adheridos al cuerpo de las abejas. Estos insectos actúan como biomarcadores de contaminación.

Origen: Las abejas indican la presencia de microplásticos en el medio ambiente

Sigue sin sorprender que la mayor cantidad de plásticos se encuentre en zonas urbanas, principal foco contaminante, aunque también llegan hasta zonas rurales, y es interesante ver cómo las abejas nos pueden ayudar, aunque realmente son sufridoras de una contaminación que nos afecta a todos.

Según este artículo: “La contaminación por microplásticos está asociada a la actividad humana y mientras utilicemos polímeros sintéticos será necesario establecer programas de vigilancia y monitorización.

La reducción prevista en la utilización del carbón y del petróleo como fuentes energéticas no lleva directamente aparejada la reducción en su utilización para obtener estos polímeros sintéticos (plásticos: nylon, poliestireno, polietileno, PVC, ABS, etc.), sino que sólo será posible mediante avances en la obtención de materiales sustitutivos que sean biodegradables, con procesos de producción menos contaminantes, y con la mejora y amplificación a nivel mundial de la recogida y tratamiento de residuos.

Este conocimiento tan detallado y concreto sobre los materiales que nos contaminan ¿nos llevará a reducirlos? Es todo un reto.

¡Saludos!

#Abejas #Microplásticos #MedioAmbiente #Monitorización #Plásticos #Contaminación