Como es habitual, cada año Transparencia Internacional publica su «Índice de Percepción de la Corrupción» (IPC) del año anterior. Ya en 2020 les hablé sobre ello en «¿Cómo andamos de corrupción?» y también, sobre la corrupción, en «CCAA-4 – Corrupción«, donde integraba otras fuentes de datos e información, que les invito a ver si están interesados en obtener mayor detalle.

Para enfocar correctamente los resultados de este índice, les comento que combina datos de distintas fuentes (13 fuentes de datos distintas de 12 instituciones independientes) que recogen las percepciones de los empresarios y especialistas de 180 países sobre los niveles de corrupción en el sector público en todo el mundo, para lo que se miden los siguientes aspectos:

  • Soborno.
  • Desvío de fondos públicos (malversación).
  • Preponderancia de funcionarios públicos que utilizan la función pública para el provecho personal.
  • Funcionamiento de las instituciones públicas para prevenir la corrupción y hacer cumplir las normas.
  • Existencia de exceso de burocratización que permita incrementar las oportunidades de corrupción.
  • Formas de acceso a la función pública y existencia de nepotismo.
  • Enjuiciamiento efectivo de funcionarios.
  • Protección legal de denunciantes, periodistas e investigadores.
  • Captura del Estado por intereses privados.
  • Acceso de la sociedad civil a la información sobre asuntos públicos.

El índice tiene una escala de 0 a 100, de forma que 0 se corresponde con países considerados muy corruptos y 100 con los que se consideran «muy limpios».

Según este informe, la corrupción se encuentra estancada en todo el mundo, de forma que 131 países no han tenido ningún avance en los últimos 10 años y, en 2021, 27 países se encuentran en el nivel más bajo de su historia.

Puede verse la relación entre la corrupción y la conculcación de derechos humanos: Como ejemplo, de los 23 países cuya puntuación ha caído significativamente desde 2012, 19 también han perdido puntos en cuestión de libertades civiles. Además, de los 331 casos registrados de asesinatos de defensores de los derechos humanos en 2020, el 98% se produjeron en países con calificaciones por debajo de 45.

Vean un gráfico de los valores medios por regiones geográficas:

Fuente: Transparencia Internacional – Índice de percepción de la corrupción 2021 (editada)

A nivel global, la puntuación media es de 43 sobre 100 (por décimo año consecutivo) y dos terceras partes de los países no llegan a 50.

En cuanto a España: «… no progresa en la lucha contra la corrupción y baja un punto y dos puestos en el ranking del Índice de Percepción de la Corrupción 2021«. Por otro lado, España (con una puntuación de 61/100) se encuentra a nivel europeo en el puesto 14 de 27, habiendo bajado también dos puestos con respecto a 2020.

Según la metodología del IPC, una diferencia de un punto en un año, como el que ha bajado España en 2021, no es estadísticamente significativa. Sin embargo, sí que refleja que sigue latente en España un nivel de corrupción que incide en el buen funcionamiento de las instituciones democráticas, y que requiere una llamada a la acción a las autoridades públicas, al sector privado y a la sociedad civil.

A nivel europeo, España ha sido adelantada por dos países con los que siempre ha mantenido unos niveles similares: Lituania y Portugal.

Para mayor detalle por países, tanto de su puntuación como de aspectos clave, pueden descargar el IPC 2021 completo (en castellano). Vean la relación de países, quizás se lleven sorpresas.

En España están al día las noticias de «presunta» corrupción relacionada con administraciones y gobiernos de diferentes niveles.

¿Cómo perciben la corrupción en su país? ¿hay voluntad política de resolverla? ¿hay medios suficientes? ¿la justicia es efectiva y rápida?

¡Saludos!

#LmecIn #TransparenciaInternacional #ÍndicedePercepcióndelaCorrupción #IPC2021 #Corrupción #DerechosHumanos #LibertadesCiviles #España #Europa #Mundo