Sucursales bancarias

La banca y los mayores: una historia reciente.

Si no fuese porque realmente está ocurriendo podría decirse que se trata de una novela de desamor… así es la relación de la banca con los mayores.

Tómense su tiempo…

Finalizaba el año 2021 con la presentación del informe ‘La exclusión financiera en España‘ de la OCU que ponía de manifiesto la falta de acceso a los servicios financieros de los consumidores de la España vaciada, donde el 50% de los mayores necesitan ayuda para realizar operaciones online y un 20% precisan que le acompañen a hacer operaciones en oficina. Vean el artículo publicado en 65ymás: «La banca se empieza a dar cuenta de que no puede dejar atrás a los mayores«.

El cierra de sucursales continuaba y los mayores seguían con sus quejas ante la imposibilidad real de operar vía Internet, ver artículo «Oiga, que no tenga internet no significa que sea inútil» en 20minutos.

Mientras que la banca decía que «Los bancos españoles garantizan los servicios financieros a toda la clientela española, tengan formato digital o no, poniendo a su disposición múltiples canales y programas,…» ver detalle en noticia de EuropaPress, una persona mayor, Carlos San Juan, iniciaba una campaña para reivindicar un trato más humano a los mayores con el lema «soy mayor, no idiota» a través de Change.org que obtuvo finalmente casi 650.000 firmas, aunque con anterioridad presentó 600.000 de ellas ante el Ministerio de Economía y el Banco de España (ver artículo de Infolibre).

Tanto el Gobierno como el Banco de España manifestaron su intención de reunirse con Carlos San Juan y, como resultado, el Gobierno urgía a los bancos a garantizar la inclusión financiera de los mayores. Y es que, según informaba 65ymás en un artículo, «… alrededor de 1,4 millones de personas en España se encuentran en grave riesgo de exclusión financiera debido a la imposibilidad de acceder a los servicios bancarios, según un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) publicado este miércoles y financiado por el Ministerio de Consumo.»

La campaña iniciada por Carlos, las movilizaciones y la presión social, y también la divulgación mediática, hicieron que Gobierno y Banca firmaran un protocolo para el fomento de la inclusión financiera de los mayores, que se basaba en 10 puntos, entre los que se encuentran la ampliación de los horarios de trato presencial, el trato preferente a los mayores en las oficinas, la formación específica del personal, la atención telefónica preferente a los mayores,… Vean el artículo del 21 de febrero en elEconomista para mayor detalle.

No obstante, aunque se había ganado mucha visibilidad y algo concreto (protocolo), las medidas parecían insuficientes. Vean artículo de 65ymás.

En paralelo, el propio Carlos San Juan es el protagonista de la campaña «Levanta la cabeza» lanzada desde Atresmedia TV para que nadie se quede atrás en la digitalización. El objetivo es que se disponga de «…una digitalización sostenible que sea segura, responsable y universal,… »

Pero, a todo esto, y aunque algo se ha ganado, a principios de julio he leído un artículo sobre el cierre de oficinas bancarias y la clausura de cajeros automáticos, que es el que les traigo hoy, y que me da mucho que pensar.

Vean:

La pandemia dibujará un antes y un después en la forma de relacionarse con la banca. La crisis sanitaria ha acelerado la transformación del sector hacia vías digitales, permitiéndole efectuar un ajuste dramático de su red al que solo las quejas del colectivo de mayores parecía que pondría freno. Sin embargo, las estadísticas divulgadas hasta ahora no enseñan todavía inflexión alguna: las entidades echaron la persianilla durante el primer trimestre del año aún a 548 sucursales (un 2,9% de su red en ese momento), y prescindieron de 1.166 cajeros automáticos, otro 2,44% de los terminales.

Origen: La banca cierra el 23% de las oficinas y un 8% de los cajeros desde el Covid

Según el propio artículo «Quedan, con datos a marzo, 18.556 oficinas del récord de 46.118 censadas en el pico de 2008 y 46.473 de los entonces 61.714 cajeros automáticos.» Es decir, se han cerrado el 60% de la oficinas y el 25% de los cajeros automáticos cuando, hay que tener presente que el envejecimiento de la población española va en aumento (según FEDEA, en el año 1960 el porcentaje de personas en España con más de 65 años sobre el total de la población era del 8,2%, mientras que en el año 2020 ha alcanzado el 22,9% de la población) y que la despoblación de zonas rurales no ha acabado, más bien al contrario.

Según mi parecer, el reto no es que estas personas puedan disponer de efectivo, como se dice en el artículo, ¡faltaría más!, sino que deben poder operar con sus cuentas en su banco tan ampliamente como necesiten.

¿Qué les parece, realmente llevamos el camino correcto?

¡Saludos!

#LmecIn #Banca #Oficinas #CajerosAutomáticos #Mayores #Digitalización #TratoHumano

9 comentarios

  1. Mejor a la escuela con nosotros, con los mayores de 65 podemos que debemos habitar en la realidad que nos circunda, de la vejez han hecho extraen una justificaciòn muy conveniente para convencernos de que carecemos de la capacidad suficiente para ser ciudadanos de pleno derecho, cuando cualquier discriminación por edad es contraviene lo dispuesto en la Constitución, padecemos con decisiones políticas amparadas en reiteradas campañas lanzadas desde medios afines como sucede con A3medía. Pero no olviden que todos serán mayores y tratados como sujetos susceptibles de ser tutelados. Diría que si no fuera porque son dos, la legislación desde 1982, es una mierda. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.