Después de publicar «¡Microplásticos en el cielo!» hace poco más de un año, hoy les muestro otro lugar donde se han encontrado microplásticos: la Antártida, y más concretamente en los pingüinos que viven allí.

Por tanto, también han llegado hasta ellos los antibióticos que generalmente transportan estos microplásticos (vean esta entrada: «Antibióticos y microplásticos«).

En el siguiente artículo se habla de que «En la actualidad, no existen todavía buenas estimaciones sobre la presencia de microplásticos en el océano sur. Sin embargo, se han encontrado concentraciones de hasta 99 000 partículas por kilómetro cuadrado. La mayor parte de las mismas tienen como origen la basura plástica, fibras procedentes de ropa y restos de productos de cuidado personal como cremas.»

La actividad humana ha seguido creciendo y la producción global de plásticos ha aumentado un 80% entre 2002 (204 millones de toneladas) y 2019, donde alcanzó la cifra de 368 millones de toneladas. ¡Un 80% más en tan sólo 17 años!

Vean:

Los resultados han mostrado una amplia presencia de microplásticos desde hace al menos 15 años en las aves más conspicuas de la Antártida como son los pingüinos.

Origen: ▷ Microplásticos en pingüinos antárticos, la basura silenciosa

Sobre la fiabilidad de los métodos de medición de los microplásticos, existen más experiencias que nos indican que la realidad podría ser bastante peor que lo que se conoce hasta ahora. Vean este otro artículo publicado por la AgenciaSinc sobre la medición en aguas del Mediterráneo: «La contaminación oceánica por microplásticos podría ser superior a la estimada«.

En cuanto al volumen de microplásticos encontrados, mientras que en la Antártida se cifra en 99.000 partículas por km2, en el Mediterráneo es de 84.800 microplásticos en igual superficie.

Parece que, en definitiva, los fondos marinos constituyen la capa que podría recoger gran parte de los microplásticos, al tratarse de zonas en los que son de difícil medición («… el fondo marino es considerado el vertedero final donde se espera que los microplásticos se acumulen.«).

Esperemos que mejoren las técnicas de búsqueda y medición para poder obtener el impacto real sobre el medio ambiente y, por tanto, poder promover las medidas posibles para reparar el daño y evitarlo en el futuro. Mientras tanto, seguimos con el plástico «a cuestas».

¡Saludos!

#LmecIn #Microplásticos #Mar #Oceáno #Pingüinos #Antártida #Mediterráneo