Continúo con este tema, cuya primera parte publiqué hace unas semanas (pueden verla aquí), para dar una idea de las diferencias que existen entre la Economía y las Finanzas.

ECONOMÍA GENERAL VS FINANZAS

Otros conceptos que conviene diferenciar a la hora de hablar de “números” son los de la Economía y los propios de las Finanzas. Parecen iguales y de hecho se nos presentan así muchas veces, pero no lo son y, sin embargo, es muy habitual confundirlos.

Por la parte económica suelen utilizarse términos como PIB, Deuda Pública, Consumo agregado, Recaudación impositiva de un país, etc. desde una visión general (macroecomomía), y de otros como ahorro de un hogar, financiación de empresas, préstamos a consumidores, Impuesto sobre la renta, etc. en el ámbito de los agentes particulares que intervienen en la misma (microeconomía). Tanto una como otra parte tienen a menudo una valoración económica en alguna moneda, que permite cuantificar y comparar sus magnitudes, pero que no debe confundirse con el concepto de Economía financiera (Finanzas).

Podría decirse que las Finanzas son la vertiente “práctica” de la Economía general, y que responden a la visión monetaria de los compromisos adquiridos por las cuestiones económicas y su intercambio. En este ámbito se habla de conceptos como los precios, la inflación, los plazos, los tipos de interés, los cobros y pagos de compras y ventas, las inversiones bursátiles y sus formas de contratación, la financiación de proyectos y de compañías, etc.

De esta forma, un mismo suceso tiene una parte económica y, habitualmente, otra financiera.

Por ejemplo, la creación de una empresa en un lugar determinado tiene en cuenta el favorecimiento de ese lugar concreto para su actividad, su cercanía a vías de comunicación, el posible apoyo de la administración local… y otros factores generales que puedan favorecer o perjudicar el negocio que pretender realizar. Mientras, el enfoque financiero pondrá el acento en los fondos financieros necesarios para ponerla en marcha, y la mejor forma de obtenerlos, los plazos de cobro y pago habituales en esa zona, los impuestos a pagar, etc. es decir, en lo monetario y el riesgo asociado a las operaciones financieras que deban realizarse.

Puede decirse que son dos visiones de la misma realidad, muy interrelacionadas, ya que la visión financiera depende de las decisiones económicas que se tomen, y éstas acaban siendo influenciadas por los condicionantes financieros.

Las conclusiones generales… en la próxima entrega.

¡Saludos!

#Economía #Finanzas #Macroeconomía #Microeconomía #MercadosFinancieros