El pasado 26 de abril fue el “Día Mundial de la Propiedad Intelectual” conmemorándose el cincuenta aniversario de la fundación de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), que depende de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), cuyo objetivo principal es velar por la protección de la propiedad intelectual. Dicho de otra forma, al asegurar la propiedad intelectual, está apoyando la creatividad, el ingenio, la innovación y la cultura, y con ello el propio desarrollo de la sociedad.

Es preciso señalar que la propiedad intelectual se divide en dos bloques: Propiedad industrial (patentes, marcas, modelos de utilidad y diseños industriales) y derechos de autor.

Precisamente por el control que la OMPI realiza sobre el registro de la propiedad industrial, es por lo que se recurre a sus datos estadísticos a la hora de ver los volúmenes totales en el tiempo, y también para comparar diferentes zonas geográficas y/o países, siendo un buen indicador de la actividad innovadora e, indirectamente, de la inversión que realizan los países en proyectos de I+D+I.

En febrero de 2019 publiqué la entrada “Inversión en I+D en España”, que les invito a leer, donde presentaba la curva de inversión anual en innovación desde 2008 para el caso de España.

Veamos algunos datos globales, extraídos del Informe “Datos y cifras de la OMPI sobre PI, edición de 2019”. Pero antes, creo necesario concretar algunos conceptos que se utilizan en el mismo:

  • Patente: Conjunto de derechos exclusivos concedidos por ley a los solicitantes con respecto a invenciones que son novedosas, no evidentes y susceptibles de aplicación comercial.
  • Marca: Signo empleado por una empresa para diferenciar sus productos o servicios de los de otras empresas.
  • Modelo de utilidad: Modalidad especial de derechos de patente concedida por un Estado o una jurisdicción a un inventor o su causahabiente por un determinado período de tiempo.
  • Diseño industrial: Los diseños industriales (también denominados dibujos o modelos industriales) se aplican a una amplia variedad de productos u obras de artesanía, y hacen referencia a los aspectos ornamentales o estéticos de un artículo de utilidad, que comprende composiciones de líneas o colores o cualquier forma tridimensional que otorguen una apariencia especial a un producto u obra de artesanía.

Veamos ahora el volumen de solicitudes de derechos de propiedad intelectual que se han realizado a nivel mundial en 2018 y la variación que supone sobre 2017:

* Las cifras se refieren al cómputo de las clases, es decir, al número de clases de productos y servicios que se especifican en las solicitudes de registro de marcas.
** Las cifras se refieren al cómputo de los diseños, es decir, al número de diseños que figuran en las solicitudes de registro de diseños industriales.
Fuente: Base de datos estadísticos de la OMPI, agosto de 2019.

Según el informe, en 2018 se produjo un récord en el número de solicitudes presentadas en materia de patentes, marcas y diseños industriales.

Veamos ahora la distribución de estas solicitudes por zonas geográficas:

Fuente: Base de datos estadísticos de la OMPI, agosto de 2019

Queda claro que Asia es el principal foco mundial de registro de títulos de Propiedad Industrial (PI) en todos sus ámbitos, superando a otras regiones, y representa el 66,8% de todas las solicitudes de patente presentadas a escala mundial.

Y ahora pasemos a ver el volumen de registros de propiedad intelectual en vigor en 2018:

Fuente: Base de datos estadísticos de la OMPI, agosto de 2019

El mayor número de patentes en vigor se registró en los Estados Unidos (3,1 millones), seguido de China (2,4 millones) y Japón (2,1 millones).

En cuanto a las marcas, la mayor parte correspondió a China (19,6 millones), seguido de los Estados Unidos (2,4 millones), la India (1,9 millones) y Japón (1,9 millones).

Por otro lado, el mayor número de registros de diseños industriales en vigor correspondió a China, con un 40,4% del total mundial.

China representó el 93% del total de modelos de utilidad en vigor.

Volviendo a las nuevas solicitudes presentadas en 2018, a continuación, muestro un cuadro comparativo de un grupo de países donde queda patente la superioridad de China y Estados Unidos en este tema:

Fuente: elaboración propia en base a datos estadísticos de la OMPI de agosto de 2019.

Es necesario aclarar, que se indican las Oficinas de Registro de la Propiedad Intelectual de los diferentes países, aunque no todas las solicitudes proceden de personas o empresas del propio país, y en algunos casos las solicitudes se realizan en Oficinas centralizadas por zonas geográficas. A pesar de ello, sigue siendo una buena referencia de la actividad innovadora que se produce en cada uno de ellos.

Por último, tomando el caso de la Oficina de España, podemos ver aquí la evolución de sus cifras en el periodo entre el año 2000 y el 2018:

Fuente: elaboración propia en base a datos estadísticos de la OMPI de agosto de 2019.

Parece observarse un mantenimiento, algo “al alza”, de las solicitudes de Propiedad Industrial en el periodo post-crisis económica (excepto en el caso de las patentes), pero no está en sintonia con las cifras récord mundiales.

Así que, mi respuesta a la pregunta del título es que no se percibe es una clara tendencia de aumento en el fomento de la innovación en España, o sea que, sigue perdida.

Y me pregunto ahora, si después del impacto de la pandemia del coronavirus, y dada la tendencia que se observa en las manifestaciones políticas y públicas acerca de potenciar la industria española, se podrá ver en un tiempo una clara línea ascendente de la innovación en España.

Voy a intentar escribir una entrada específica y de más detalle sobre España, dentro de la serie CCAA (Comunidades autónomas) que publico en este blog.

¡Saludos!

#PropiedadIntelectual #PropiedadIndustrial #DerechosdeAutor #Patentes #Marcas #DiseñosIndustriales #ModelosdeUtilidad #España #Mundo #OMPI