En 2018 publiqué “España y el desarrollo inclusivo“, que les invito a releer, donde me refería a que “la gran mayoría de las personas no evalúan el progreso económico de sus respectivos países por el PIB, sino por los cambios experimentados en sus propias condiciones de vida, y el IDI nace para ajustarse más a esta última visión.” El Índice de Desarrollo Inclusivo (IDI) tiene en cuenta gran variedad de factores a la hora de evaluar el nivel de desarrollo de un país, y por tanto es más rico que el PIB para medir el desarrollo de las sociedades.

En el interesante artículo de ElPaís que les dejo a continuación se muestra la necesidad, que ha quedado patente en foros como el Foro de Davos (WEF) y en organizaciones como la OCDE, de ir hacia otras formas de medir el desarrollo, además del PIB. Vean:

Un grupo de expertos pide usar otros indicadores al margen del PIB para reflejar de forma más precisa el bienestar, el impacto medioambiental y la desigualdad

Origen: Cómo medir de forma más justa la economía | Economía | EL PAÍS

A pesar de la complejidad que supone trabajar con multitud de factores para llegar a un indicador “mágico”, creo que merece la pena intentarlo, e ir evolucionando la forma de medirnos según evolucionan las sociedades y sus comportamientos a todos los niveles. En el camino, seguro que vamos mejorando las condiciones de vida al ir identificando nuevos factores.

La aplicación sensata de la tecnología puede ayudar mucho a conseguirlo.

¡Saludos!

#PIB #IDI #IndicadoresJustos #WEF #OCDE #Davos #Tecnología #Riqueza #Desarrollo #Sociedades #Países