Sí, como lo oyen, cuesta abajo y sin frenos. Así es como va el rescate bancario en lo que respecta al erario público.

Como saben, he venido siguiendo este tema, tanto en este blog como en las redes, una de cuyas últimas entradas (cuando las cifras de importes “no rescatables” ya eran muy elevadas) les dejo a continuación: “Y a nosotros ¿quién nos rescata“.

Pero, hemos seguido hacia abajo, y ya vamos por más de 42.500 millones de euros no reintegrables al Estado, vean este artículo:

La cifra se incrementa en el último año en 544 millones por el deterioro de la inversión en Bankia y Sareb.

Origen: El Banco de España eleva a 42.561 millones el coste del rescate bancario para las arcas públicas

Sigo diciendo que no entiendo cómo se ha actuado de esta forma, sin ningún plan de recuperación como, por cierto, sí que han llevado a cabo otros países cercanos (Francia, Alemania, Reino Unido…) y más lejanos (EEUU).

Estoy de acuerdo en que no debe dejarse caer un Sistema Financiero, sería irracional y catastrófico, impensable. Y por tanto es necesario que quien mayor fuerza tiene, el Estado, apoye y rescate con todo lo necesario. Ahora bien, cuando ya se ha conseguido rescatar al Sistema y éste vuelve a funcionar ¿no puede éste ir devolviendo al Estado lo prestado? (“en cómodos plazos” que diría alguien), o ¿sólo hay que ver la parte “privada” del rescate?

A este respecto, vean algo de lo que se publicaba hace un año: “La banca ha ganado ya más dinero del que costó el rescate“.

Además, hay una partida que habitualmente no se comenta porque no es un dinero que se haya prestado, sino que es una garantía ante posibles necesidades de pago: El Estado avaló a la SAREB (el banco malo) en 2012, de forma que la deuda sénior emitida por ésta, por 50.700 millones de euros, contó con el aval del Tesoro Público. O sea, que si las cosas no van bien, y no se puede cancelar la deuda emitida, debería ejecutarse el aval y correr por cuenta del Estado la parte que quedara pendiente.

Les dejo aquí un artículo en el que se ofrece una visión muy interesante de la evolución de la SAREB: “Sareb: anatomía de un desfalco“, juzguen ustedes mismos.

Llegados a este punto les pregunto ¿Han oído aquello de que “no hay suficiente dinero para…”?

Cómo les decía en mi entrada citada arriba: “Parece que nos lo van contando a trocitos, para evitar el empacho.” Pero, si me permiten la expresión, ¡ya no nos llega para tanto bicarbonato!

Saludos.

#RescateBancario #SAREB #BancoMalo #FROB #Estado #EntidadesFinancieras #CajasdeAhorro #Bancos #SistemaFinanciero