Las Tablas de Daimiel (y2)

Como les anuncié en mi anterior entrada sobre las Tablas de Daimiel, a continuación les muestro información sobre la evolución del agua en esta zona, y los planes para su recuperación, en base a la información obtenida en el Centro de Interpretación del Agua, y en otras fuentes.

 

Según figura en la web del Parque, las Tablas de Daimiel se forman por la confluencia de dos ríos de distinta naturaleza, el Guadiana, de aguas dulces y carácter permanente y el Gigüela de aguas saladas y carácter estacional, lo que al situarse en una suave depresión de terreno y sobre roca caliza, da lugar a una laguna fluvial inundada con aportes de agua subterránea, procedentes de la descarga del acuífero en la Llanura Manchega.

Mapa Tablas de Daimiel

Mapa Tablas de Daimiel (Fuente: web del Parque)

El Gigüela, río con carácter estacional inunda la Llanura durante el invierno, mientras que el Guadiana con carácter permanente aporta agua procedente del acuífero 23 durante todo el año, desde los Ojos del Guadiana. Las Tablas han sido receptoras de las aguas de este acuífero hasta la década de los años 70, cuando el impulso desarrollista de la comarca transformó los tradicionales cultivos de secano a regadío.

 

Basándome en los datos que se muestran en el Centro de interpretación del Agua de Daimiel, he preparado un pequeño gráfico donde se ve la evolución de este Acuífero entre 1960 y 1995:

Acuifero 23

Como puede apreciarse, mientras que la cifra del número de pozos se multiplicó por 14, y el número de Hectáreas regadas por 11, el volumen de agua del acuífero se redujo a la mitad, y las Hectáreas de zonas húmedas se han reducido 25 veces.

Esto da una idea de la sobreexplotación a la que ha estado sometido este acuífero, sobre todo para uso agrícola:

Acuifero 23 consumo

El descenso del nivel hídrico motivado por la sobreexplotación hizo que se quedara a la intemperie la materia orgánica que a lo largo de millones de años se había acumulado hasta formar enormes cantidades de turba que actualmente componen el lecho del río y la ribera del Guadiana. Esta turba, debido a reacciones químicas espontáneas, comenzó a combustionar en las profundidades hasta generalizarse el fenómeno en la zona de los Ojos del Guadiana, que llegaron a desaparecer en 1986.

La sobreexplotación hídrica unida a la autocombustión de la turba del subsuelo llevó al parque a una situación límite en 2009.

Según he podido ver en algunos artículos e informes más actuales, se han llevado a cabo varios Planes especiales para intentar revertir esta situación, y en 2005 la superficie regada era de 131.518 Hectáreas, prácticamente igual a la de 10 años atrás, pero sin embargo en 2009 era ya de 180.000 Has.

Por otro lado, en el periodo 2009 – 2012, el acuífero subió una media de 17 metros en la zona, aunque en 2015 bajó unos 2 metros con respecto a 2014.

Desde el Instituto Geológico y Minero de España (IGME) se asegura que en la parte de los Ojos del Guadiana, el nivel del agua estaba, a principios de 2016, a una profundidad de 15 metros, cuando retrocediendo a los peores momentos de la sequía llegó a estar a 47 metros de profundidad.

Otra buena noticia es que, también a principios de 2016, volvieron a aflorar los Ojos del río Gigüela, que también influye en el Acuífero 23, después de casi 30 años de ausencia.

 

Según la web del Parque, está en marcha un Plan de Regeneración Hídrica, que consiste en:

  • Construcción de una serie de pozos, que en situaciones de emergencia permitirá obtener el agua necesaria para asegurar una lámina de agua mínimas.
  • Utilización de las aguas del trasvase Tajo- Segura. Gracias a este trasvase se ha conseguido aumentar la superficie inundada.
  • Construcción de la Presa Central del Morenillo. Con ello, se pretende dotar al Parque de un dispositivo que controle los volúmenes de agua procedentes del exterior. Así la presa asegura unos máximos encharcados de 1800 Has. y mínimos de 600 Has.

A todo ello hay que unir el Programa Europeo de Compensación de Rentas, que pretende disminuir la extracción de aguas para una mayor recuperación del acuífero (actualmente declarado en sobreexplotación).

 

Espero que les haya resultado interesante.

Saludos,

 

 

 

Anuncios

15 comentarios

    1. Gracias por reblogear, saludos !

      Me gusta

  1. Pues sí, muy interesante. Gracias, Francisco

    Le gusta a 1 persona

    1. Me alegro de que te guste Marina, gracias por entrar y comentar, saludos !

      Le gusta a 1 persona

  2. Los datos son indiscutibles y la agricultura y ganaderia, base de nuestra alimentación, la responsable de graves alteraciones medioambientales. En los nueve kilos de cereal y los cien litros de agua necesarios para producir un sólo kilo de carne de vacuno, cuya calidad es más que cuestionable, está el talón de Aquiles de la sostenibilidad. ¿Ahora quién le pondrá el cascabel a ese gato? Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. No se, pero algo habrá que hacer con el asunto del agua…. ¿dejar de comer carne? Hay quien lo hace y seguro que ayuda, pero la cuestión es que hemos “tirado” de los recursos como si fueran infinitos y lo que ya está organizado así en todo el planeta es complicado cambiarlo, pero habrá que irlo haciendo. Gracias Carlos ! Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  3. Me ha parecido mucho mas que interesante y no se porque demonios no se da mas detalle en los medios mas adecuados o porque cierta clase política no se preocupa por los verdaderos problemas que tenemos en la actualidad o que dejaremos a nuestros hijos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por comentar, saludos !!

      Me gusta

  4. Confiemos en que tan bello paraje (lo reconozco, no he estado, pero aunque no sea lo mismo, las imágenes en televisión y fotografías muestran un sitio precioso, de gran importancia para la fauna migratoria y autóctona, un tesoro) se recupere siguiendo la línea de los comentarios positivos que aportas en la entrada.
    Y lo que se dice en el post y los comentarios sobre la sostenibilidad y el uso indiscriminado e insostenible de recursos… correctísimo. Lo dice un vegetariano convencido por diferentes causas, no siendo la menor de ellas la necesidad de cambiar el sistema agroalimentario para asegurarnos un futuro como especie.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias Luis, de alguna forma tenemos que hacer que el mundo sea “vivible”, un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  5. ¡Muy interesante, Francisco! Y varios datos me han sorprendido mucho, como, por ejemplo, el río de agyas saladas, y la palabra “ojos” con significado de “fuentes”, si lo he entendido bien. ¡Saludos!

    Le gusta a 1 persona

    1. *aguas, perdona, que me escapan las teclas. 😀

      Le gusta a 1 persona

      1. Jejeje, no pasa nada. Un abrazo!!

        Le gusta a 1 persona

    2. Lo has entendido perfectamente, me alegro de que te haya gustado.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: