#Futuro #Revolución_industrial #Tecnología

Tras hablar de la actualidad y del nuevo escenario político en entradas anteriores sobre este tema, ahora toca centrarse en cómo va a ser el cambio en la Industria por el uso de la Tecnología, y sus efectos sobre el Empleo.

 

Revoluciones

Hagamos un poco de historia:

  • La primera revolución industrial marcó el paso de la producción manual a la mecanizada, aproximadamente entre 1760 y 1830.
  • La segunda revolución industrial, en el entorno de 1850, trajo la electricidad y permitió la producción manufacturera masiva.
  • La tercera revolución industrial, a mediados del siglo XX, se produjo debido a la confluencia de la electrónica, las tecnologías de la información, y las telecomunicaciones sobre el proceso productivo.

En el momento actual, el cambio que ya se está produciendo, y a un ritmo elevado, pretende la automatización total de la industria de forma que ésta pase a ser una industria “muy inteligente”.

A esta nueva época que estamos viviendo los economistas ya le han puesto nombre: la cuarta revolución industrial, aunque también se habla de Industria 4.0, ciberindustria del futuro, revolución 4.0, industria inteligente, etc.

Esta nueva revolución está marcada por la convergencia de tecnologías digitales, físicas y biológicas, lo que hará que cambie el mundo tal como lo conocemos en cuanto a la forma en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos. Por tanto, afectará al empleo y a la desigualdad en los ingresos, llegando incluso a modificar la seguridad geopolítica y a influir sobre la ética.

Como ejemplo de cambios en asuntos éticos, decirles que en el Parlamento Europeo se está discutiendo sobre qué status deben tener los robots (se calcula que a día de hoy son más de 1,7 millones en el mundo) y como deben ser tratados legalmente ¿que derechos y obligaciones tendrán?. Incluso se piensa en que deben llevar un interruptor de desconexión de emergencia. ¿Han visto o leído “I Robot”?

 

Puede decirse que esta revolución, que como las anteriores supone un salto cualitativo, será distinta a cualquiera que haya ocurrido con anterioridad, dado el alcance, complejidad, e impacto social global que trae consigo.

 

¿Qué es la cuarta revolución industrial?

A grandes rasgos, según información del Foro de Davos (World Economic Forum – WEF), podría decirse que la cuarta revolución industrial está marcada por los siguientes 5 puntos clave:

  • Alemania fue el primer país en establecerla en la agenda de gobierno como “estrategia de alta tecnología” (Desde 2013, en Alemania, se trabaja en un proyecto de estrategia de alta tecnología para llevar su producción a una total independencia de la mano de obra humana).
  • Se basa en sistemas ciberfísicos, que combinan infraestructura física con software, sensores, nanotecnología, tecnología digital de comunicaciones.
  • El “Internet de las cosas” tendrá un papel fundamental.
  • Permitirá sumar 14,2 billones de dólares a la economía mundial en los próximos 15 años, según la consultora Accenture.
  • Cambiará el mundo del empleo por completo y afectará a industrias en todo el planeta.

 

Según el Director ejecutivo del WEF, “La cuarta revolución industrial, no se define por un conjunto de tecnologías emergentes en sí mismas, sino por la transición hacia nuevos sistemas que están construidos sobre la infraestructura de la revolución digital anterior

 

Tecnología

Hemos viajado desde de la máquina de vapor a los robots y la inteligencia artificial, como elementos clave en las revoluciones industriales. Esta cuarta revolución industrial se caracteriza por el gran protagonismo tecnológico.

Los robots estarán integrados en sistemas ciberfísicos, que combinan maquinaria física y tangible con procesos digitales, y serán capaces de tomar decisiones descentralizadas y de cooperar entre ellos, y también con los humanos mediante el Internet de las cosas.

Estos avances en el campo tecnológico se enriquecen con la integración en otras áreas del conocimiento (física, biología, entorno digital,…) y acaban llegando a generalidad de las economías y de las industrias. En este cambio intervendrán también la ingeniería genética y las neurotecnologías, dos áreas que parecen lejanas pero que cada día estarán más presentes en la vida “normal” de los ciudadanos.

Por otro lado, el ritmo es muy alto, las posibilidades que ofrece la tecnología cada día están superando las expectativas prefijadas, generando la aparición continua de nuevas innovaciones.

Encontramos señales de esta transformación por todas partes:

  • Smartphones casi imprescindibles.
  • Multitud de instrumentos conectados a la red.
  • Robots inteligentes.
  • Coches que aparcan, y también, que se conducen solos.
  • Avances en la neurociencia.
  • Edición genética avanzada.

 

La utilización de la robótica y la inteligencia artificial es la gran tendencia tecnológica (y económica) de estos momentos. Parece ciencia ficción, pero ya casi está aquí.

Según expertos del IE Business School, durante la última década, el coste de la robótica ha bajado un 27%, y se espera un recorte del 22% adicional para la próxima, algo que se va a notar con fuerza en este año. Además, indican que estas tecnologías generarán 153.000 millones de dólares para el año 2020, según el informe Robot Revolution del Bank of America Merrill Lynch. El aspecto económico está a su favor.

Pese a que 2017 se caracterizará por el crecimiento de este tipo de tecnologías, la inteligencia artificial y la robótica no serán las únicas tendencias protagonistas, también habrá que tener en cuenta:

  • Realidad aumentada: con el objetivo de que podamos relacionarnos virtualmente con otras personas como si estuvieran a nuestro lado.
  • Servicios: La tendencia a no comprar objetos sino servicios seguirá adelante, como por ejemplo, Uber, Airbnb, etc., de forma que el “todo es servicio” será lo relevante.
  • Pagos online: Este tipo de pagos crecerá a la luz del comercio electrónico como creciente modelo de negocio, tanto entre empresas como con particulares, con una gran competencia entre Entidades Financieras y otros actores. (Pueden ver el caso de Facebook en mi reciente entrada “Revolución en los Pagos”).
  • Tecnologías asociadas a “blockchain”: ampliaran el tipo de industrias en las que se van a ir afianzando. (les dejo mi última entrada “Bitcoin y Blockchain – Actualidad” sobre este tema relativo a la banca).
  • Ciberseguridad: Hay quien habla de que las guerras ya serán sobre todo ciberguerras. Recordemos lo ocurrido este año con las elecciones estadounidenses y los ciberataques. La ciberseguridad en general aumentará su peso, y aumentará el desarrollo de tecnologías para ciberprotección a empresas.

 

Como ven, la tecnología estará presente en muchos ámbitos.

Una vez vistas las principales características de esta cuarta revolución industrial y de la tecnología que la integra, en una próxima entrada me centraré en los efectos que se prevén en la industria y sobre todo en el empleo, para mas adelante mirar con mas detalle los cambios previstos en la sociedad y en la distribución de la riqueza, a causa de esta revolución.

 

Me parece que ya pronto no podremos la “tele” para ver películas de Ciencia Ficción, bastará con salir a la calle (o como se llame lo que tengamos).

Saludos y hasta pronto ¡¡

 

(Imagen de cabecera: Pixabay)