He seguido releyendo entradas, y por eso digo que no se nos puede olvidar, cuando acabe la ebullición de la investidura, lo que indicaba en mi entrada: “Incompatibilidades“.

Según veo, buena parte de lo que después ocurre en la política y la sociedad tiene que ver con el “ejemplo” que nos dan desde los escaños. Por ahí hay que empezar.

Saludos,