¿Cuanto nos cuesta?

A raíz de los dos casos de corrupción que se han empezado a juzgar en España hace unos días (Gürtel y tarjetas Black), y tras una conversación entre amigos en la que no nos poníamos de acuerdo sobre el coste de la corrupción, ya que cada uno teníamos una idea, o intuición, o una impresión, o cualquier mezcla de ellas, he decidido investigar un poco para tener algunas referencias.

Aunque se puede abordar este asunto desde varios puntos de vista (económico, social, laboral, etc.), en este caso me voy a centrar en el económico, diferenciando dos conceptos que me parecen interesantes: el importe estimado y el impacto económico.

 

1. Importe estimado:

He llamado así a las cifras de las que se tiene algún tipo de constancia, indicio o evidencia, que son las calculadas y manejadas en los diferentes casos judiciales, y que aparecen con mayor frecuencia en los distintos medios de comunicación.

Una primera cuestión que no es menor: no existen datos exactos que permitan calcular el importe total del dinero defraudado, además los casos están vivos y siguen su curso, pero sí que se puede acudir a Organismos, como el Ministerio Fiscal (Fiscalía Especial Anticorrupción), el Consejo General del Poder Judicial, Ministerio de Hacienda y AAPP, etc.

En el cuadro siguiente muestro los mayores casos desde 1980 hasta ahora (aunque hay bastantes más de menor importe y otros donde se desconoce el mismo), en base a la información más actual que he podido recabar, tómenla como referencia, no como valores exactos:

Tengo que decir que por lo que he visto, los casos de corrupción afectan a todos los partidos dependiendo del poder en las instituciones que tienen en cada momento y en cada zona del país. Parece que es algo casi “cultural” el hecho de jugar con el dinero de los demás. Nada nuevo ¿verdad?

También hay que tener presente que en muchos casos no se conoce la cifra real, que solo se sabrá al final de la instrucción o de los juicios (sólo de aquello que se haya podido demostrar).

Y aquí una visión gráfica para situarlos mejor en el tiempo:

corr-imagen2-png

Según lo visto en diversos artículos, creo que si pusiéramos una cifra de entre 10 y 12.000 millones no nos pasaríamos, puede ser todavía mayor. Esto correspondería a un 1% – 1,2% del PIB actual (Hay que tener en cuenta que se han sumado euros de varios años, sin actualizar su valor, por lo que la valoración actual sería superior a lo indicado).

A esto habría que añadir lo que se está investigando y juzgando en la Comunidad Valenciana que, según el Tribunal Superior de Justicia de la misma, suma a más de 170 casos en los que se dilucidan cientos o miles de millones de euros, que según algunos periódicos podrían llegar hasta los 10.000 millones en total. La cifra está en el aire.

 

Relativo al tema judicial en España, me han resultado interesantes los siguientes puntos:

  • Se calcula que hay un aproximadamente un millar de políticos con causas abiertas por corrupción, y eso teniendo en cuenta que existen 17.621 cargos públicos aforados (ahí es nada) que no pueden ser juzgados por los tribunales ordinarios y disponen de un privilegio que, a menudo, les libra de las actuaciones judiciales.
  • En España tenemos una media de 11 jueces por cada 100.000 habitantes cuando en la UE cuentan con 21.
  • A lo anterior se le añade la reducción a 18 meses del plazo de instrucción, aprobada por el Gobierno, que puede llevar consigo la impunidad de los delincuentes implicados en casos graves y complejos que, por lo general, requieren de mayor tiempo en la instrucción y del envío de comisiones rogatorias a otros países. No hay más que ver que la mayoría de los casos indicados en el cuadro de arriba, llevan o han llevado no menos de 4 años para su instrucción.

 

Si miramos a Europa, según el primer informe sobre la lucha contra la corrupción de la Comisión Europea de Febrero de 2014, el fraude y la corrupción se eleva a unos 120.000 millones de euros, lo que se traduce en un reguero de males de extremada gravedad (oportunidades perdidas, sobrecostes de negocios, sobornos, competencia desleal…). Según indica el “Huffinton Post”,  cito textualmente,“contra el prejuicio extendido de que la corrupción afectaría tan sólo a algunos países previamente estigmatizados (tópicamente Bulgaria, Rumanía, Hungría, Eslovenia, en fin, los venidos del Este), la corrupción rampa en Europa. Y no sólo en la Europa del Sur (Italia, España, Grecia), sino a todo lo largo y ancho, lo que incluye a Francia, Reino Unido, Alemania, la propia Suecia…, sea por incursión en prácticas corruptas, sea porque practican la exportación del problema corrompiendo a todo trapo, a funcionarios o políticos, en las subastas y licitaciones públicas ofertadas por terceros países.” Aunque España, junto con Italia y Grecia lideran el ranking.

 

2. Impacto económico:

En este caso, pongo el foco en la repercusión que tiene la corrupción, como un todo, en la economía española, basada en estudios, investigaciones e informes de Organismos públicos y de medios privados.

Varios apuntes sobre este impacto:

  • En 2013, un estudio de la Universidad de Las Palmas cifraba en 40.000 millones de euros el “coste social” de la corrupción en España. Su método de estimación se basaba en el análisis del impacto de la corrupción sobre la calidad de vida de los ciudadanos.
  • Desde Transparencia Internacional España se advierte de que el perjuicio económico de la corrupción va más allá del dinero derrochado o desviado. Los macroproyectos solo han interesado a unos pocos, ya que al final no han tenido ni el interés, ni el retorno, ni la rentabilidad calculada. Además “Se generan unos sobrecostes y una imagen que acaban creando expectativas negativas para posteriores licitaciones o potenciales inversores, que saben que no se valorará la mejor oferta en calidad y precio, sino la que esté más cerca del poder”. Su presidente, Jesús Lizcano, asegura que “el dinero negro que genera la corrupción incrementa la economía sumergida, reduce los ingresos públicos y acaba repercutiendo en una mayor carga fiscal para los contribuyentes“.
  • Según publica el diario “El confidencial” en Febrero de 2015, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) fijaba en 48.000 millones de euros la factura de la corrupción en la contratación pública, un 25% del importe total de las licitaciones, lo que en aquel momento suponía un sobre coste equivalente al 4,5% del PIB. Si les apetece pueden ampliar el tema sobre la contratación pública en España en mi entrada: ¿Cómo contrata el Estado?.
  • En Febrero de 2016, “La Sexta TV” informa de que “La corrupción cuesta 87.000 millones de euros al año a los españoles”, según indican distintas Universidades y la CNMC, lo que supone una cifra suficiente para recuperar recortes en sanidad, educación o dependencia. De esta cifra se indica que 47.600 millones de euros, se corresponden con sobrecostes en la administración del Estado (lo que encaja con el punto anterior), y el resto son los derivados de forma directa e indirecta de las múltiples formas que tiene la corrupción.
  • Por otro lado, según publica en su web el Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda, la última estimación de estos técnicos (Gestha) sobre la economía sumergida en España, realizada en 2013, le atribuía un peso equivalente al 24,6% del PIB, lo que, con los datos del año pasado (2015), supondría la existencia de movimientos económicos por valor de 266.000 millones que no tributan. Para darle mayor calidad a esta cifra, indican que el 71% de lo defraudado “es atribuible” a patrimonios altos y grandes empresas, siendo el resto (29%) por otras causas (Ej.: desempleados, o no,  que se dedican a hacer chapuzas en negro, autónomos y otros profesionales liberales que trabajan sin factura y/o con gastos irreales en sus cuentas oficiales, temporeros y jornaleros, y otras formas de la economía de subsistencia a la que se ven abocadas muchas personas). Si aplicáramos un tipo medio del 15%, tendríamos un total de impuestos no ingresados de unos 40.000 millones.

 

Al final todo son cifras, cifras, y más cifras. Que lío ¡¡

Para intentar dar mayor claridad sobre lo que suponen, a continuación indico algunos datos que pueden servir de referencia para su comparación (son mas cifras, pero no se asusten que también hay un gráfico):

  • El recorte en dependencia solo ha sido de 1.234 millones.
  • Recorte impuesto por Bruselas para el próximo año de 8.000 millones, que ahora el Ministro en funciones cifra en 5.500.
  • Los recortes en Sanidad, Educación, Servicios Sociales y Pensiones del actual Gobierno inicialmente estuvieron en torno a los 121.000 millones de euros.
  • En 2013 se produjo otro recorte de 33.000 millones en Pensiones, por la introducción del factor de sostenibilidad.
  • Las obras públicas han caído un 20% hasta Junio, un % muy importante pero que solo supone 380 millones.
  • La inversión total en I+D+I en 2014 fue de 12.820 millones.
  • La Deuda pública española se ha incrementado de Junio 2015 a Junio 2016 en 49.470 millones.

De forma gráfica:

corr-imagen3

Hay que tener presente que el importe de la corrupción es anual, por lo que dos años suponen prácticamente el total de los recortes que hemos tenido.

Otro dato para situarnos y comparar es que existen más de 120 países en el mundo con un PIB igual o inferior a la cifra anual estimada de corrupción, es decir, anualmente, nuestra corrupción supera la riqueza que otros países generan. Y algunos los tenemos relativamente cerca, los más conocidos: Croacia, Eslovaquia, Eslovenia, Islandia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Serbia, Mónaco, San Marino, Andorra, Liechtenstein, Libia, Marruecos,….

 

Y llegados hasta aquí, seguro que todos nos preguntamos ¿Esto tiene arreglo?

Seguramente que sí, se puede mejorar y mucho, pero también depende de la voluntad que todos mostremos ante ello, así que cada uno debe responderse a sí mismo.

Para empezar por algo, en lo relativo a España, podríamos hacer algo de caso a lo que la propia Fiscalía General del Estado dice en su web en un artículo del 13 de abril pasado, donde Consuelo Madrigal (Fiscal General del Estado), en la clausura del curso “Macroprocesos y delitos contra la corrupción” dirigido a jueces y organizado por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), ha señalado algunas posibles mejoras en la lucha contra la corrupción, poniendo especial hincapié en la fase de investigación: “Pero es en la investigación de los delitos de corrupción es donde subsiste un mayor ámbito de mejora”. Les dejo el link del texto completo y les animo a leerlo, es muy interesante. Pueden pulsar aquí.

No estamos en una “isla”, metafóricamente hablando, y por tanto, lo que hagamos debería estar conectado con nuestro entorno cada vez más global, y no debemos olvidar que si el dinero se oculta es porque se puede esconder…….¿una perogrullada?, puede ser, pero piensen en que los paraísos fiscales que siguen ahí.

Hay quien dice que poner a las gallinas para que convenzan al lobo de que no se las tiene que comer no es muy práctico………………..es cierto, pero no hay que simplificar tanto, las cosas son más complejas, los intereses cruzados son muchos, y deben tratarse como tales. No se trata de elegir blanco o negro, entre ambos hay una infinita escala de grises.

Existen personas en los distintos estamentos de la Administración, y en la sociedad en general, que desean una sociedad mas equilibrada y justa. Es necesario aunar voluntades para avanzar, siendo conscientes de que todo avance conlleva un riesgo y el temido miedo al cambio. El primero se puede medir para intentar que nada peligre, y contra los segundos, se debe usar la lógica y la realidad.

Pero al final la decisión es más fácil de lo que parece, hay que preguntarse si se quiere avanzar o no, si estamos cómodos así o preferiríamos vivir de otra forma, en una mejor sociedad. Se quiera o no, el cambio es parte de la evolución humana, pero cada vez más deberíamos intentar influir en su velocidad.

Saludos,

 

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: