Es cierto, así no vamos a ningún sitio.

En linea con lo que indicaba en mi entrada de hace unos días sobre “RESCATE BANCARIO“, hoy he visto una publicación de El País – Economía sobre este mismo asunto en la que nos informa, refiriéndose al Banco de España, de que  “este organismo ha admitido a EL PAÍS que 26.300 millones que puso el Estado se han perdido para siempre, pese a que el Gobierno prometió que los ciudadanos no pagarían la crisis.”

Tras citar a expertos e identificar cuales fueron las posibles causas del agujero que se generó, dice textualmente que “…… el hecho cierto y más grave es la pérdida irremediable de 38.012 millones (en el mejor de los casos) consecuencia de ventas y gastos ya realizados, lo que convierte a esta crisis en la más gravosa de la historia….”. En esta cifra está incluida la aportación que hizo la Banca por 11.712 millones.

O sea que ya sabemos que si “todo va bien” el Estado sólo ha perdido 26.300 millones, aprox. un 2,6% del PIB. Ya veremos hasta donde llega esto, no tengo claro que la Sareb sea la solución, como ya indiqué en mi entrada citada. ¿Y quien dijo que todo iba a ir bien? ¿Cual es la experiencia hasta el momento? ¿Cuantos miles más?

Entre las causas del “agujero negro” (permítaseme el símil) se citan la explosión de la burbuja inmobiliaria y la tardanza en reaccionar a la crisis, de tal forma que cuando se inyectó capital a las Cajas su situación era bastante peor que la inicialmente diagnosticada.

Echo de menos que no se hable de la eficacia/ineficacia de las auditorías que el banco de España realizaba,y realiza, periódicamente a las Entidades, ni tampoco de la alegría, permitida también por el regulador, con la que las Entidades “regalaban dinero” para comprar viviendas, y también todo tipo de productos de consumo y de ocio, con criterios mucho más que discutibles sobre el riesgo asumido.

¿Se acuerdan de que cada dos por tres aparecían tarjetas de crédito en el buzón listas para usar? sin haberlas solicitado, naturalmente.

Para que tal cantidad de dinero pudiera prestarse, las Entidades tuvieron que recurrir a préstamos de Bancos extranjeros (alemanes, por citar a algún país), que conseguían una rentabilidad muy golosa, para no quedarse atrás en la “fiebre” desatada, lo que les dejó en muy mala situación cuando los compradores o promotores no pagaban y los Banco extranjeros pedían la devolución.  Esto cuenta como Deuda de España, como la de cualquier otra empresa que se financie del exterior, aunque no como deuda pública sino privada……………….hasta que nos dieron el rescate bancario, que es un préstamo garantizado por el Estado. Un cambio muy sutil).

 

Merece la pena leer el artículo completo, aquí el link: http://economia.elpais.com/economia/2016/09/11/actualidad/1473609299_855061.html

 

Pues eso, que dónde vamos así ¡¡