A vueltas con el déficit

Pues aquí seguimos, dando vueltas a que ocurrirá en Bruselas, si nos pondrán multa o no. Digo “nos”, porque nos toca directamente el bolsillo a todos. Aquí en España se habla poco de eso, estamos con lo de formar Gobierno, las penas ya vendrán después.

Pero ¿Qué ha pasado con el déficit?

Según el informe Cuentas trimestrales de las Administraciones Públicas, para el cuarto trimestre de 2015, basado en datos de avance de la Contabilidad Nacional y publicado por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, las cifras globales fueron:

deficit

Como puede verse el déficit se situó en el 5,24% sobre el PIB (posteriormente fijado en el 5,16%) lo que suponía alrededor de los 10.600 millones de euros por encima del 4,2% que era el objetivo. En el primer trimestre de este año 2016, el INE ha informado de que el déficit sigue subiendo.

En dicho año 2015 el Gobierno de España hizo una reforma fiscal reductora de impuestos (dicen que favoreció sobre todo a rentas altas y grandes empresas) cuyo coste en recaudación se estimó entre los 6.900 millones que dijo el Gobierno (y así figuraba en el Plan de Estabilidad enviado a Bruselas) y los 9.000 en los que lo cifró el Ministro de Hacienda. Curiosa cercanía entre la diferencia del déficit y lo indicado por el Sr. Montoro.

Hay que recordar que esta medida no fue desautorizada por la UE en un año en el que, casualmente, había elecciones generales. Y también que ahora, “a toro pasado”, sí que acusan al Gobierno de relajarse en la lucha contra el déficit y de no adoptar medidas efectivas, tanto para 2015 como para los años anteriores. Ya les vale ¡¡

A continuación un esquema sobre la evolución del Déficit Público en los últimos años (publicado por El Periódico) para que se vea la evolución:

ev deficit

Sólo añadir que desde 2009 se ha venido incumpliendo el objetivo de déficit.

 

Por otro lado, se redujo la recaudación de la Seguridad Social, debido a las reformas llevadas a cabo por el Gobierno, respondiendo a las directrices de la Comisión Europea. La reforma laboral ha supuesto precariedad y salarios bajos, lo que en dicho año hizo que el déficit de la Seguridad social batiera el récord, llegando hasta los 16.700 millones, mientras que el número de trabajadores que cotizaron subió en unos 500.000.

Parece claro que las medidas anteriores llevaron a una reducción en la recaudación fiscal en 2015 que no permitió alcanzar el objetivo de déficit. Una lástima porque en 2014 habíamos estado muy cerca de lo previsto.

 

Ese mismo año el Gobierno aprobó los Presupuestos Generales del Estado para 2016, utilizando su mayoría absoluta, antes del verano (lo nunca visto aquí, y que también causó sorpresa en Bruselas), partiendo del supuesto de cumplimiento del déficit de 2015, lo que ha hecho que ya nos estén avisando en la UE de que no se va a cumplir ni el de este año ni el del que viene, lo que supone unos 8.000 millones que calculan que habrá que “ajustar”.

Para echar “más madera” a lo anterior, hoy se publica en prensa (lo he visto en El País) que más de 1.100 millones de fondos regionales europeos correspondientes a los años 2007-2013 están congelados por “irregularidades en la gestión”, y que añadido a esto, la UE ha bloqueado 632 millones del Fondo social Europeo para ayudas al empleo en España por “incumplimiento de los requisitos”. Según el Gobierno, esto no tiene nada que ver con el incumplimiento de déficit. Supongo que directamente no, pero todo afecta. Cada uno que piense lo que quiera, como es normal.

Resumiendo, corregir el déficit y sus colaterales va a necesitar mucho mas que buenas palabras, y tiempo.

 

Y volvemos con la formación de Gobierno. El Gobierno que se forme va a necesitar algo más que una mayoría más o menos importante, necesitará presentar un Plan creíble para la reducción efectiva del déficit, espero que con una implicación social muy diferente a lo que ha habido hasta ahora, y con otros plazos, con unos que permitan que este país pueda crecer en su actividad, en su empleo, y en su bienestar.

Mariano Rajoy ha empezado a hablar con todas las fuerzas políticas, excepto Bildu. Esto es así porque el PP ha sido la fuerza más votada, y como es normal, debe ser la responsable de intentar formar Gobierno. Dado que no dispone de mayoría absoluta deberá hablar, proponer, acordar, y negociar lo necesario.

Hoy veo en El Mundo que desde el PP se sigue llamando al “interés nacional” para que le apoye el resto de fuerzas políticas, sobre todo el PSOE, su adversario político nº 1 y “origen de todos los males”, en quien insiste en descargar la responsabilidad de formar o no Gobierno, mientras el resto de partidos conservadores que hay en España no ven su apoyo muy claro. Todo esto, aliñado con intrigas, disensiones, y propuestas de unión en la izquierda, como también puede verse hoy en ABC.

De todas formas, el Gobierno no tiene por qué disponer de mayoría absoluta, dicen que ello daría más estabilidad, pero para mí la estabilidad de un Gobierno no es neutra, es hacia arriba o hacia abajo (cada cual que lo interprete según sus ideas). Quizás en esta situación sea mejor gobernar con una minoría amplia y pactar lo concreto en cada momento, donde puede ser que se obtengan mejores resultados y más apoyos que para formar Gobierno.

Sea como sea, veo al menos dos formas de intentar convencer a alguien, una es por aquello de que “vamos a hacer las cosas bien” que seguro han oído durante la legislatura, o sea una cuestión de fe, y otra es presentando propuestas y planes concretos sobre temas cruciales.

Parece que estamos en la primera de ellas, cuestión de fe, ya veremos quien acaba creyendo.

Para la segunda harían falta unas propuestas del PP bastante distantes y contrarias a las acciones que ha llevado a la práctica durante su gobierno, y con acciones directas y claras contra la corrupción (la de todos, pero también la suya). Lo veo difícil. Si lo hace se resentirá su voto y si no, no alcanzará ni a aquellos barones del PSOE que están más “por la labor”.

¿Tendremos Gobierno algún día? ¿Cómo será?  No desesperen, ya falta menos…….

 

Anuncios

4 comentarios

  1. Muy interesante presentación aunque no considero que la existencia de un gobierno estable faclite más la marcha de la economía en general, que uno en funciones.

    Le gusta a 1 persona

    1. Depende hacia que lado se estabilice, pero un gobierno fuerte tiene más peso para negociar y tomar decisiones. Gracias por comentar.

      Le gusta a 1 persona

  2. También para cometer errores. Verdad? A los liberales no nos gustan tanta profusión de designaciones a dedo. Un gobierno que, como el británico, se puede sustituir en 24 horas parece que encabeza una administración más eficaz. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  3. Nos llevan años de ventaja, a ver si aceleramos. Abrazos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: