Que vienen ¡¡ Que vienen ¡¡

Estamos otra vez ante la puerta de nuevas elecciones y, claro, los partidos se han puesto a buscar lemas, conjuros, enemigos y hasta algún amigo de viaje.

Es curioso contemplar cómo una vez tras otra las formaciones políticas, cada una con su programa, intentan encontrar la “varita mágica” que les aúpe al poder, y no menos curioso ver de qué instrumentos y estrategias se sirven para ello.

Lo último que he oído, es eso de “que vienen los comunistas ¡¡”, al haber pactado Podemos e Izquierda Unida.

Imaginen que se escucha: Uf, ¿No será verdad? Que miedo ¡¡ ¿Qué vamos a hacer?, pues no imaginen, que escucharse se escucha.

Esto sirve como ejemplo de otras frases que se dicen y se han dicho buscando un enemigo común, y me ha hecho reflexionar sobre qué instrumentos utilizan los partidos para sus campañas electorales, y según lo veo básicamente hay dos tipos:

  • Unos están ligados a lo racional, a lo que podemos medir, valorar y contar, principalmente lo relativo a nuestro bolsillo. Fíjense por ejemplo, que el PP dice que nos va a bajar los impuestos de nuevo, mientras se compromete a recortar no sé cuántos mil millones en Bruselas (y no es la primera vez), y por otro lado desde el lado de Podemos se quiere actuar firmemente con gasto social aunque ya veremos cómo se paga eso, pasando por propuestas diversas, más o menos “centradas”, de Ciudadanos y del PSOE.

Todos ellos saben, aunque no lo dicen claramente, que ahora la herencia recibida va a ser la propia situación actual, y no la que quisiera cada uno (basta con mirar los números de déficit que nos muestra Bruselas, el volumen de deuda que ya tenemos, y las multas que han quedado pendientes para después de las elecciones de las que no sabemos su cuantía). Parece seguro que el próximo gobierno tendrá que recortar, y lo que puede diferenciar la opinión y el voto es lo que nos prometan acerca de sobre quien recaerá básicamente (en qué sector de la población y/o de las empresas) dicho recorte y que efectos tendrá. Otra cosa es creerse todas las promesas sin “hacer números”.

  • Y otros tienen que ver con lo emocional, con el sentimiento, con el corazón, y con los deseos. Aquí se trata, o bien de buscar objetivos ilusionantes que hagan que el resto de las acciones prometidas se supediten a su consecución, o bien de encontrar supuestos “enemigos” que sean capaces de aglutinar numerosas voluntades debido al “miedo” que pueden generar. Es decir, motivar a favor de, o en contra de. Veamos:
    • Sobre los objetivos ilusionantes, decir que siendo estupendos y a mi juicio muy necesarios en toda sociedad, conllevan aunar voluntades positivas para realizar algo nuevo y mejor que lo actual, pero para explicarlo hay que concretar cuáles son los objetivos, que estrategia se sigue, con qué métodos se van a intentar conseguir, con quien se pacta, cuando y como se mide su consecución, etc., etc. Desde luego ilusionante, pero difícil que todos los posibles votantes coincidan en los contenidos y pasos a dar, y que no haya discrepancias que resten votos.
    • Por contra, los “enemigos” vienen siendo más rentables electoralmente, parece que los humanos nos unimos más cuando nos sentimos amenazados, aunque sea supuestamente. A quien no le suenan términos como:
      • ….abajo con la casta…
      • ….son de ETA….
      • ….son bolivarianos….
      • ….que no se rompa España….
      • ….fachas….
      • ….todos son corruptos….
      • ….la derechona….
      • ….independentistas….
      • ….extremistas….

Con respecto a lo indicado al principio, también ahora, cuando nos dicen “que vienen los comunistas ¡¡”, como si viniera el diablo, creo que hay que pensar y reflexionar sobre lo que realmente ocurre o ha ocurrido: Los comunistas no vienen, ya están aquí, ya existían en las pasadas elecciones, y mucho antes. Hace tiempo que incluso pactaron y votaron con la UCD, el PSOE, Alianza Popular, y Minoría Catalana, la ponencia sobre la Constitución Española convirtiéndose en padres de la misma.

Ante este tipo de frases o lemas, creo que es sensato recordar quienes fueron los ponentes de la Constitución, a que grupos políticos pertenecían, y que espectro ideológico y territorial representaban, para recordar de donde venimos en la democracia actual:

  • Unión de Centro Democrático (UCD), partido de gobierno durante la Legislatura Constituyente:
    • Gabriel Cisneros Laborda
    • Miguel Herrero Rodríguez de Miñón
    • José Pedro Pérez-Llorca Rodrigo
  • Partido Socialista Obrero Español (PSOE), principal partido de la oposición durante la misma etapa:
    • Gregorio Peces-Barba Martínez
  • Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC), formando parte del grupo del Partido Comunista de España (PCE):
    • Jordi Solé Tura
  • Alianza Popular (AP):
    • Manuel Fraga Iribarne
  • Minoría Catalana (CDC, UDC, PSC-R, EDC y ERC):
    • Miquel Roca i Junyent

No olvido que a todos ellos les debemos algo por lo que hicieron.

 

¿No serán los comunistas igual de “demonios” que el resto? Vista esta diversidad todos podemos tener miedo a unos, a otros, o a los de mas allá. Pero ante unas elecciones no debería tratarse de ver quien tiene mas miedo.

Los “demonios” me han hecho recordar el título de aquella película: “El diablo viste de Prada”. 

¡OJO¡ Los actuales no suelen ser son rojos y con cuernos, son más listos y no se manifiestan como tales.

Mi moraleja particular: debemos pensar y razonar, para no dejarnos engañar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: