El paraíso ………. fiscal

Siempre he oído que “estar en el paraíso” es algo fenomenal, estupendo, magnífico; es un sitio donde se es feliz. Pero hay quien ha llevado esa idea espiritual, incluso religiosa, hasta un asunto totalmente material, un asunto de dinero, de su dinero.

Los paraísos fiscales no son nuevos, ni mucho menos, algunos de los actuales eran puertos refugio de piratas en el siglo XVII, y posteriormente, una vez descolonizados, fueron invadidos por todo tipo de sociedades,  defraudadores y grandes capitales.

En estos días están en la prensa gracias a los “Papeles de Panamá”. Menos mal que de alguna forma se empieza a mover este tema a nivel internacional.

En general los paraísos fiscales suelen cumplir dos condiciones esenciales, a saber, tienen una mínima carga impositiva para las actividades y los capitales (en muchos casos es nula), y son opacos hacia el exterior (secreto bancario, registro mercantil no público, etc.), incluso ante peticiones judiciales internacionales.

Para saber cuáles son, se suele tomar como referencia una lista que elabora la OCDE donde figuran más de 70, pero cada país tiene la suya propia. En el caso de España, actualmente se reconocen 33 paraísos fiscales (consultables en la AEAT).

En Internet hay multitud de información sobre asesores, bufetes de abogados, compañías, etc., incluso se pueden realizar trámites directamente. Pero hay que pensar que la persona que lo hace por Internet, o no tiene unas grandes cantidades de dinero, o ya está recomendado por algún conocido. Los que sí las tienen lo realizan a base de contactos, o conocidos, o “asesores”, que les dan confianza. (Ya sabemos que el dinero, sobre todo si es negro, es muy miedoso).

Una vez puestos a ello, crear una compañía y abrir cuentas a su nombre no parece complicado ni muy caro, en cuanto buscas un poco por Internet aparecen asesores que por unos 1500 € lo hacen todo, incluso te dan el servicio de banca online y tarjetas, y después lo mantienes todo por 600 €/año. Pero también puedes contactar con Entidades que tienen sucursales en dichos paraísos y que entre los servicios que prestan a sus grandes clientes incluyen el asesoramiento, o con Bufetes de abogados internacionales que también pueden asesorarte.

Hasta aquí nada de esto es ilegal, incluso en las revistas que se entregan a los pasajeros de vuelos internacionales, aparece publicidad de estos Abogados, Asesores, etc.

Otra cosa es pensar en el objetivo de este comportamiento, ¿para qué se hace?

Lo primero que ocurre es que se pierde el “nombre” de la persona que crea la sociedad, a partir de entonces todas las cuentas, los cobros y pagos, etc. irán a nombre de la compañía offshore (anonimato), y además en esos paraísos, no se está obligado a informar a las autoridades del motivo por el que se realizan cobros y pagos internacionales, ni se puede verificar quien está detrás de las compañías (opacidad).

En general, la parte ilegal tiene que ver, bien con la actividad para la que se utilizan empresas y cuentas (blanqueo, narcotráfico, venta de armas, etc.), o bien, con no declarar su existencia y sus fondos en su país de origen.

Alguien que tiene su dinero en su país, en el que vive y disfruta de lo suyo y de todo lo que le da su país, ¿Por qué se lo lleva fuera de esta forma? Seguramente pueda ser el mayor rendimiento que pueda esperar obtener, parece lícito, y más en una economía tan globalizada como la actual donde realmente el concepto de país se pierde a menudo. No obstante, hay otras formas de invertir en el exterior, por ejemplo invirtiendo en acciones de USA, o en un Fondo de inversión internacional, etc. sin necesidad de crear sociedades ni abrir nuevas cuentas. No parece que sea ese el motivo, entonces ¿No tendrá que ver con no declararlo ni tributar por el en su país? Todos nos imaginamos la respuesta. En ella sale perdiendo la honradez, la solidaridad, la ayuda mutua, la convivencia, etc., es difícil pensar que alguien así pueda sentirse realmente de su país, aunque lo diga y repita muchas veces.

Después de la crisis que todavía seguimos padeciendo, motivada en gran parte por esa parte de “oscuridad” de la economía financiera a nivel global, se produjeron muchas manifestaciones de personalidades de la política sobre acciones que se deberían llevar a cabo para impedir que se produjera otra crisis similar, entre ellas resaltaban las de luchar contra los paraísos fiscales.

¿Por qué no se hizo nada después?

Seguro que es muy complicado legalmente a nivel internacional, pero quizás también tenga que ver con que los grupos de interés (lobbies) empresarial puedan no verlo claro, y hasta con que alguno de los que deberían legislar, participar, o ejecutar dichas acciones tengan algún conocido cercano, familiar, amigo, etc. relacionado con los paraísos fiscales. Es humano no fiarse, sobre todo viendo lo que no se ha hecho en este tiempo.

Algunos estudios cifran los fondos de las grandes fortunas que había en esos paraísos en 2005 eran unos 11,5 billones de dólares, también se comenta estos días que podría ser algo así como el PIB de EEUU y Japón juntos, una barbaridad, y desde luego mucho más de los 195.000 millones que según la ONU serían necesarios para reducir la pobreza en el mundo a la mitad.

Pero ¿qué personas y empresas están comprometidas?, y más allá de lo puramente económico, ¿qué otros intereses y actividades se esconden ahí? Para saberlo es necesario conocer el origen del dinero que se utiliza.

En el caso de las transacciones comerciales, no estaría de más conocer no solo al que cobra, sino también al que paga, para hacernos una idea completa sobre quienes actúan en ellas y por qué motivos.

Estos días, debido a los “Papeles de Panamá” están saliendo a la luz los nombres de deportistas, personalidades, y altos dirigentes políticos nacionales y extranjeros. Pero también, para que estos paraísos funcionen, es necesario que Instituciones financieras y compañías internacionales tengan allí Oficinas. Llegados hasta aquí, es cuestión de sumar globalización financiera y tecnología de telecomunicaciones, para que el dinero circule.

Bienvenidos los “Papeles de Panamá”.

Ahora, en los análisis, que seguro serán controvertidos, hay que diferenciar muy bien entre lo legal, y lo ético y honrado. En todo caso, si como ocurre muchas veces lo legal no siempre es ético, habrá que legislar de nuevo.

Anuncios

2 comentarios

  1. […] mis anteriores entradas “El paraíso…….fiscal” y “Esperaremos, porque llegará” hablaba sobre este asunto, que salió […]

    Me gusta

  2. […] es la primera vez que trato este tema de los paraísos fiscales (ver “El paraíso……fiscal” y “Esperaremos, porque llegará” referidos a España) ni el de la Banca a nivel global (ver […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: